Follow:
Ser Fotógrafo

Ventajas y desventajas de publicar tus precios en tu web profesional.

Cartel SV_0015
 ¡Buenos días! Antes de nada, quería disculparme: la semana pasada no hubo post, porque fue fiesta en Madrid y decidí que me vendría bien un descanso. Llevo dos o tres semanas muy cansada y agobiada, me están pasando factura los meses que he pasado trabajando once horas diarias y el no haberme cogido vacaciones este año ni tampoco el año pasado. Mi cuerpo ya está pidiendo un descanso, así que estoy bajando un poco el ritmo con las entregas a clientes, con las publicaciones en redes sociales… y creo que pronto el blog también va a sufrir un parón (o unas minivacaciones de Navidad, como prefiero llamarlo yo).

 

Pero de momento hoy vuelvo con un nuevo post que, aunque he decidido que no forme parte de la serie de Cómo convertir la fotografía en tu profesión porque no es un paso hacia la profesionalidad en sí mismo, sí trata sobre un tema que me parece importante tratar en Dear Julia: ¿debes o no debes publicar tus precios en tu página web?

Sobre este tema hay opiniones muy dispares, y yo misma oscilo entre una y otra según la época y el momento. Por ahora tengo mis precios colgados en mi página web, pero estoy trabajando en el nuevo diseño (con cambio de plataforma incluido, como te contaba aquí) y aún no he decidido si, cuando inaugure mi nueva web, incluiré mis tarifas en ella o no.
Si el tema de los precios despierta tantas opiniones enfrentadas es, precisamente, porque ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes, por lo que no es fácil decidirse por una de ellas. He decidido estructurar este post listando los puntos positivos de cada una de las opciones, para que puedas tomar tu decisión de manera informada y consciente (teniendo en cuenta puntos que quizá no se te habían ocurrido). Además, cuando empecé con mi negocio de fotografía investigué bastante sobre este tema y leí una teoría bastante interesante sobre qué clase de fotógrafos publican sus precios y qué clase prefieren guardárselos, que me ayudó mucho a tomar mi decisión en aquel momento y espero que también pueda ayudarte a ti.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE PUBLICAR TUS TARIFAS EN TU PÁGINA WEB?

  1. Aportas transparencia a tu negocio. Supongo que esto depende de qué tipo de cliente tengamos cada uno y de qué impresión quieras transmitir. Yo, como cliente, cuando estoy mirando una web de alguien con quien me interesa trabajar y no tiene los precios publicados, siempre pienso ”si no lo tiene puesto es porque es muy caro para mí, que mi presupuesto es bajo.” En general, para mí es muchísimo más cómodo que la gente a quien quiero contratar tenga toda la información que necesito en su web, incluidas las tarifas, para no tener que andar escribiendo emails y perdiendo el tiempo sin ni siquiera saber si me interesa contratar ese servicio.
  2. Captas al cliente perezoso. Este punto está bastante relacionado con el anterior, pero creo que merece la pena destacarlo. Se suele decir que en Internet todo tiene que estar al alcance de la mano para el visitante/lector/cliente, porque somos perezosos y si nos falta una información importante no siempre nos molestamos en conseguirla. Si tienes los precios en la web, el cliente vago no tiene excusa: lo tiene ahí mismo y puede tomar la decisión en un momento. Si tiene que escribirte y esperar tu respuesta… puede que prefiera encontrar a otro fotógrafo.
  3. Ganas tiempo. Si tienes tus tarifas publicadas en tu web, te ahorras el tiempo que tardarías en contestar los emails de mucha gente a la que le gustan tus fotos pero no está dispuesta a pagar lo que tú pides por tus servicios. Esa clase de gente lo ve ya en la web y, si no le interesas, no te escribe. Así siempre que te llegue un email sabrás que es de alguien que sabe lo que cobras y está dispuesto a abonarlo, es decir, un cliente casi casi confirmado.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE NO PUBLICAR TUS TARIFAS EN TU PÁGINA WEB?

  1. Puedes subir tus tarifas cuando quieras, sin avisos previos. No sé si te enteraste de que subí mis tarifas en septiembre de este año. No fue un aumento significativo, pero de todas maneras tuve que avisarlo con dos semanas de antelación, diseñar carteles de aviso y colgarlos en mis redes sociales, anunciar que esas dos últimas semanas eran las mejores para reservar antes de que subieran los precios… Un rollo. Tuve que hacerlo porque, como mis precios son públicos, había muchas posibilidades de que alguien estuviera pensando en contratar una sesión para más adelante, teniendo en cuenta los precios que había en mi web. ¿Qué habría pensado si, cuando por fin decide que llega el momento, me escribe y yo le cobro más dinero así porque sí?. Hubiera sido muy poco profesional. En cambio, si mantengo mis tarifas en secreto, puedo subirlas cuando me apetezca, y simplemente al próximo cliente que me escriba le envío unas tarifas más altas y sigo haciéndolo desde ese momento.
  2. Puedes adaptar tus tarifas al cliente.  Esto yo nunca lo he hecho, no sé si por moralidad o porque teniendo mis precios en la web es imposible, pero tener tus tarifas ocultas te permite adaptar tus precios al poder adquisitivo del cliente o a otra característica suya que prefieras.
  3. Tienes más tiempo para ganarte al cliente antes de que te contrate – Este punto se aplica sobre todo a bodas, aunque si haces reunión pre-reserva para sesiones de otro tipo (yo no lo hago) puedes utilizarlo también. Muchas veces el cliente, sobre todo cuando está buscando un fotógrafo de boda, no se fija sólo en tus fotos (que también), sino en cómo eres como persona, en si conecta bien contigo, si te quiere a su lado en su día más especial… Muchas veces, si tu precio se les va de presupuesto pero ya han tomado un café contigo y han conocido tus condiciones de trabajo antes de saberlo, harán un esfuerzo y redistribuirán su presupuesto para contratarte, mientras que si hubieran tenido que tomar la decisión antes de conocerte y basándose sólo en tus fotos, podrían haber pensado ”hace buenas fotos, pero es demasiado cara, busquemos a otra persona” y ni siquiera te habrían contactado.

¿QUÉ DICE ESO DE TI?

Como te contaba antes, hace tiempo leí una teoría interesante sobre el tema. El autor del artículo, que ahora no recuerdo dónde encontré, decía que los fotógrafos que publican sus precios en la wen suelen ser los que están empezando y, como tienen menos experiencia, cobran menos y por tanto sus tarifas son un factor de diferenciación que puede traerles clientes. Sin embargo, los fotógrafos más experimentados, que consiguen clientes gracias a sus contactos, al boca a boca y al prestigio que han ido labrándose a lo largo del tiempo, no suelen publicar sus tarifas en su web porque no creen que sea un factor importante para el cliente a la hora de contratar.

Esto es sólo una teoría y yo me guié por ella cuando estaba empezando, publiqué mis precios en mi web y me ha ido bien hasta ahora. Si ahora me lo estoy replanteando es más por las ventajas que he comentado arriba que por esta teoría, porque de momento no creo que mis clientes hayan hecho esta transición que comentaba, pero es por eso que aún no he tomado una decisión real.

¿QUÉ OTRAS OPCIONES HAY?

Escoger entre una y otra opción puede ser difícil porque ambas tienen ventajas e inconvenientes. Es una decisión muy personal que tienes que tomar tú en función de cómo sean tu negocio y tus clientes, pero hay veces en las que no es nada fácil. Siempre puedes buscar una opción intermedia que se adecue a ti, no tienes por qué seguir los pasos del resto de los fotógrafos.
Una idea común para atajar estos problemas es la de poner una cifra base en el apartado de tarifas de tu web. Es decir, no publicar tus tarifas y paquetes en su totalidad, pero sí explicar ”mis tarifas para sesiones de familia empiezan en X euros.” De esta manera, los clientes en cuyo presupuesto no quepas no te escribirán ningún email y no perderás tanto tiempo, pero también tendrás la libertad de modificar un poco tus paquetes más caros, dejando estable la cifra base que muestras en la web.
Todo este artículo lo he escrito asumiendo que tu cliente, antes de ponerse en contacto contigo, lee tu web de cabo a rabo y se empapa de toda la información que tienes colgada antes de hacer preguntas. Realmente mucha gente no se lee tu web y prefiere escribirte un email y que tú les cuentes todo directamente a ellos antes que buscarlo en tu página (recibo TANTOS emails así que hasta tengo una plantilla de email que incluye links a toda la información que tengo en la web que envío a la gente que me pregunta por algo que ya he explicado.) Siempre es bueno que tu página web incluya tanta información como sea posible, pero eso no te va a eximir de contestar emails con dudas a la gente que no lee.
 
¿Y tú, de qué lado estás? ¿Has publicado o vas a publicar tus precios en tu web? ¿Por qué?
Share:
Previous Post Next Post

Igual te interesa:

4 Comments

  • Reply Anónimo

    Hola!

    Te sigo desde hace tiempo y algo que me gusta de tí es esa transparencia que transmites. No sólo por los precios, en general, por explicar cómo haces tu web, cómo haces las fotos, etc.

    Yo me cáse y además sigo a muchos fotógrafos porque me encanta el tema, no me dedico a ello profesionalmente pero lo compagino con mi profesión (arquitecta) y viajes que hago.

    Creo que la diferencia de hace unos años a ahora es que ahora se muestra también la personalidad del fotógrafo, es algo que creo que se ha tenido que añadir al crearse las redes sociales y ser todo un poco más "global".

    Sobre este tema creo que no hace falta ser principiante o experto para publicar o no tus fotos. Te pongo un ejemplo de alguien conocido que sí los publica y que sigue un camino totalmente diferente a la mayoría, Fran Russo.

    Para mí me es más cómodo saber precios, aunque sean orientativos, y eso que yo soy de las que se leen las webs de arriba a abajo, luego paso a Facebook y quizás Instagram para ver quién hay detrás 😉 Como te digo, la personalidad es importante, al menos para mí. En mi opinión un buen fotógrafo tiene que entender o captar a la persona que tiene delante, y para ello si no hay cierta "conexión" es complicado que se de. Por eso me interesan los trabajos pero también quién lo hace, suele dejar su huella y la experiencia es mucho más gratificante.

    Descansa, el cuerpo es muy sabio, y si no le haces caso te obligará a ello 😉

    Un abrazo y sigue así.
    Clara.

    November 19, 2015 at 13:51
  • Reply Anónimo

    Hola! Simplemente quería saber si los comentarios se publicaban o hubo algo inadecuado en último que te dejé, gracias!.
    Un saludo,
    Clara.

    November 19, 2015 at 13:51
  • Reply Julia Puig

    Hola Clara! Modero los comentarios cuando saco un hueco y ahora mismo estoy hasta arriba, por eso no había podido oublicar aún el tuyo :)

    November 19, 2015 at 13:53
  • Reply Julia Puig

    Hola!

    Para mí como cliente también es mucho más cómodo encontrar las tarifas en la web, pero como fotógrafa prefiero mantenerlos privados y creo que da más "caché." Por el momento los mantengo publicados, pero creo que más adelante los ocultaré de la web :)

    November 19, 2015 at 13:56
  • Leave a Reply