Follow:
Invitados

Cómo compaginar tu trabajo por cuenta ajena con fotografía por cuenta propia, con Sergio Moratilla.

cuenta ajena y cuenta propia

Hoy en Dear Julia nos visita Sergio Moratilla, un fotógrafo madrileño muy polifacético que, además de realizar sus propios trabajos fotográficos, también escribe en su blog artículos muy útiles para otros fotógrafos, con temas tan interesantes sobre cómo limpiar el sensor de tu cámara  (éste en concreto me ha parecido muy muy útil) o cómo iluminar a plena luz del sol con un speedlight. El post invitado que nos ha regalado se sale un poco de la temática de las anteriores invitadas , pues hoy Sergio viene a hablarnos de legalidad, en concreto de cómo compaginar tu trabajo por cuenta ajena con tu oficio como fotógrafo, un tema muy interesante y que viene muy bien como complemento al post del lunes sobre Cómo y por qué darte de alta como autónomo. Además, he incluido fotografías de su trabajo a lo largo del post, para que puedas descubrir su talento fotográfico.  ¡Te dejo con él!

 Bienvenido al maravilloso mundo de la contabilidad. Me presento, soy Sergio Moratilla, y combino el mundo de la ingeniería con el de la fotografía. No me quiero enrollar mucho, pero me gusta sobretodo el retrato ambiental de bailarines y actores. Pero vayamos al grano.

Este artículo se sale un poco de lo habitual en los post invitados porque no vamos a hablar de fotografía sino de números. Lo sé, lo sé, lo que más nos gusta de este mundo es hacer fotos, pero si quieres hacer esto de manera profesional, vas a tener que saber un poco de números para poder cumplir con los impuestos. Es un rollo, pero es importante.

Llevo mucho tiempo con ganas de escribir un post así. Primero, porque cuando me tuve que enfrentar a ello no encontré un buen resumen en ningún lado, y el gestor que contraté en aquella época no me lo explicó bien. Segundo, porque es un buen ejercicio para conocer lo que pagas de impuestos, cómo los pagas y también un poco el porqué.

Ay, los impuestos

Cuando llevamos a cabo una actividad económica (por cuenta propia o ajena) tenemos que rendir cuentas ante dos agencias diferentes: la Agencia Tributaria (o Hacienda) y la Tesorería General de la Seguridad Social. Como trabajadores, a Hacienda pagamos los impuestos relativos al rendimiento al trabajo (IRPF), y a la Seguridad Social, las cuotas de la seguridad social. De la Seguridad Social sale lo que cobras por desempleo y por jubilación. De Hacienda el resto de beneficios sociales como la sanidad o la educación.

Si estás leyendo esto, lo más normal es que estés contratado por cuenta ajena y estés barajando cómo hacerte autónomo simultáneamente. Por tanto, ya tendrás tu contrato, pagarás tu IRPF y tu seguridad social. Te recomiendo que cojas una de tus nóminas y bucees un poco. Localiza lo que pagas de IRPF, lo que pagas de Seguridad Social y lo que paga tu empresa de Seguridad Social por ti. Hazme caso, búscalo porque lo vamos a usar un poco más abajo.

10729339_463244893862579_636410159_n

El papeleo

A partir de aquí es lo que te cuenta Julia en este post, con algunos detalles. El resumen sería:

  1. Darte de alta autónomo (036 o 037). Mejor bajo el epígrafe “servicios profesionales”.
  2. A partir de darte de alta como autónomo, estás obligado a hacer la declaración trimestral (modelo 303) y anual de IVA (modelo 390).
  3. Puedes estar obligado a presentar trimestralmente una declaración de IRPF (modelo 130). Si facturas a empresas, y más del 70% de tus ingresos ya están siendo retenidos, no tienes por qué hacerlo. Por ejemplo, yo no lo hago, pero Julia sí.
  4. Darte de alta en la Seguridad Social. Esto tiene un pequeño matiz que comentamos más adelante, pero como norma general, sí, tienes que darte de alta en la Seguridad Social como autónomo aunque ya estés tributando por cuenta ajena.
  5. Incluir tus rentas, gastos … en la declaración anual de la renta (modelo 100, el que se hace con el programa PADRE).

La buena noticia es que todo lo que tiene que ver con Hacienda puedes hacerlo por Internet de manera bastante sencilla. O bien tienes un certificado digital o te envían un código al móvil para poder hacer los cambios (PIN24H). Si no te atreves, o tienes dudas, lo mejor es que te persones en tu Delegación de Hacienda más cercana para hacer los trámites. Tiene un servicio de cita previa por Internet que te recomiendo que uses.

Con la Seguridad Social el asunto de Internet está un poco más verde y sólo lo puedes hacer con certificado digital. Yo me presenté en la administración más cercana para presentar el papeleo de alta.

cuenta ajena y cuenta propia

El lío de la Seguridad Social

Para mí, este es el punto más lioso. Si ya estás dado de alta por cuenta ajena, ¿tienes que darte de alta por cuenta propia? La respuesta rápida es que en general sí. Pero vamos por pasos.

Lo primero. Si estás dado de alta como cuenta ajena y propia, te puedes ahorrar el prestación económica por Incapacidad Temporal cuando te des de alta por cuenta propia. También puedes solicitar el cambio a posteriori si ya te has dado de alta y no quitaste el seguro. Es poco dinero, pero algo es algo.

Lo segundo. ¿Sabes cuánto estás cotizando por cuenta ajena? ¿Sabes cuál es la cotización máxima?

Esto es importante, porque puede que estés en un caso de que pagues más que el máximo permitido. Parece un sinsentido completo, pero la administración es así y pasa. Por ejemplo, imagínate que ya pagas el máximo por cuenta ajena (3606€). Por cuenta propia estás obligado a pagar el mínimo (265€), siempre. Si sumas, te pasas del máximo.

Vale, por partes. La Seguridad Social por cuenta ajena se paga en función de la categoría profesional. La base de cotización mínima depende de la categoría, pero la máxima es 3606€ para todos. Es decir, cotizas por un salario máximo de 3606€/mes (en 12 pagas), si tu salario es mayor, no pagas más. Tu empresa está obligada a pagar un porcentaje de tu salario (un 23,60% a día de hoy) y tú otro (un 4,70%).

Por ejemplo, si cobras 1500€/mes tu empresa paga 354€ y tú 70,5€. Si estás cobrando 3606€/mes o más, tu empresa paga 851,02€ y tú 169,48€. Recuerda que estoy hablando de salarios brutos y en 12 pagas. Si tienes más pagas, súmalo todo y divide entre 12.

Ahora súmale lo de cuenta propia. Si estás en el caso de 1500€/mes, en total estarás pagando 354+70,5+265=689,5€ que está por debajo de máximo. Si estás en 3606€/mes o más, estás pagando 851,02+169,48+265=1285,5€, que está por encima del máximo.

Vale, estás cotizando más del máximo. ¿Ahora qué?

Según como esté la legislación ese año, puedes reclamar la devolución de la cuota excedente entre enero y abril. El año pasado, la legislación decía que se devolvía el 50% de lo que te has pasado. Por ejemplo, si habías pagado a lo largo del año 1000€ más de los que te corresponde, te devuelven sólo 500€. Sin embargo, esto puede cambiar, así que lo mejor es que te informes en la Seguridad Social si estás en esta situación.

cuenta ajena y cuenta propia

Hacienda

Si facturas a empresas mayoritariamente a empresas, esto es la parte fácil. Al cierre del ejercicio, tienes que hacer la declaración anual de la renta, igual que haces cuando sólo estás por cuenta ajena o sólo por cuenta propia. La diferencia es que tienes que incluir los ingresos de ambas partes (sin incluir el IVA, por supuesto) y los gastos o inversiones que hayas tenido por cuenta propia.

La diferencia es que cuando emites una factura, si tu cliente es una empresa, generalmente ya se ha encargado de retenerte una parte del IRPF (ahora mismo, el 15%).Por tanto, ahora es cuestión de ajustar. Según tu caso tendrás que pagar más o menos.

Si tus clientes son mayoritariamente particulares, nadie te está reteniendo el IRPF y te tienes que encargar tú trimestralmente de hacer la declaración de IRPF.

¿Tengo que darme de alta en la Seguridad Social siempre?

Esta es la eterna pregunta cuando no tenemos un volumen de trabajo muy alto. En este momento, la cuota de la Seguridad Social está en unos 265€, por lo que si esto es tu segundo empleo, es muy probable que haya meses en que no te compense frente a lo que facturas.

Según la ley, si no emites facturas de manera regular y no superas al año la cantidad del Salario Mínimo Interprofesional, no necesitas darte de alta. El problema es que la ley no deja claro qué es emitir facturas de manera regular y qué no. Así que eso depende del inspector que te toque en caso de que te hagan una inspección.

Por ejemplo, si haces 2 facturas al año, está claro que no necesitas darte de alta. Pero, ¿si facturas todos los meses una cantidad menor de 265€? Yo no te puedo dar una respuesta con certeza, porque he preguntado muchas veces en Hacienda y siempre me han dicho que ellos recomiendan darse de alta. En la Seguridad Social la respuesta siempre ha sido que depende del inspector.

En cualquier caso, la multa es pagar las cuotas que se deben de la Seguridad Social con un recargo del 20%.

¿Qué te ha parecido el post de Sergio? ¿Te han quedado dudas? ¡Puedes preguntarnos en comentarios!

Share:
Previous Post Next Post

Igual te interesa:

6 Comments

  • Reply LAURA ALMAZAN

    Muy útil la verdad, son cosas que nadie se para a explicar!! Yo aún me dedico a la fotografía por hobbie pero… nunca se sabe!!!

    Y me encantó la fotografía del tul, la segunda :)

    February 25, 2016 at 17:44
    • Reply Julia Puig

      Siempre está bien tener esta información apuntada en alguna parte por si acaso, ¡nunca se sabe! Besos guapa!

      February 25, 2016 at 18:03
    • Reply Sergio Moratilla

      ¡Me alegro de que te guste Laura! :)

      February 25, 2016 at 20:23
  • Reply Ester

    ¡Hola!
    Estoy leyendo un montón en webs de información para autónomos y demás, pero tengo un poco de jaleo con el IRPF. He leído que tú lo pones en la factura pero son los clientes los que tienen que pagarlo, ¿no?
    “En la práctica, el importe de las retenciones debe ser ingresado en Hacienda por los pagadores: las empresas en el caso de los trabajadores asalariados, los clientes en el caso de los profesionales autónomos, los inquilinos en el caso de los propietarios de locales comerciales u oficinas o el banco en el caso de los intereses de un depósito.”
    Entonces… ¿tú lo diferencias así en la factura pero en realidad, lo único que vas a “perder” de ganacias es el IVA, pero el IRPF es sólo una impuesto que tienes que indicar?
    Nunca pensé que habría tanto jaleo con todo el tema legal, y ahora que pretendo empezar el negocio y acabo de hacer un montón de inversiones, no puedo permitirme una asesoría :( Así que muchísimas gracias una vez más, porque todos los posts (invitados y propios) que has publicado sobre este tema me están sirviendo mucho.

    May 26, 2016 at 12:22
    • Reply Sergio Moratilla

      ¡Hola Ester! Me alegro de que te sea útil :)

      Pues el tema del IRPF depende un poco de tu caso. Si facturas principalmente a empresas (o autónomos), puedes pedir que te retengan ellos (y en la factura haces Base Imponible + IVA – IRPF, porque lo ingresan ellos). Si tus clientes son principalmente particulares, tienes que hacer la declaración trimestral de IRPF e ingresar el IRPF tú (y las facturas son Base Imponible + IVA + IRPF, aunque el IRPF no se desglosa en este tipo de factura, porque al cliente particular le da exactamente igual).

      En el caso de clientes particulares, te puede orientar mejor Julia que yo :)

      ¡Un saludo!

      May 27, 2016 at 17:12
      • Reply Ester

        Muchísimas gracias, Sergio. Me ha aclarado bastante las cosas, porque lo estaba entendiendo todo un poco al revés.
        ¡Genial el post y genial tu respuesta!

        May 27, 2016 at 22:20

    Leave a Reply