Follow:
Ser Fotógrafo

¿Cuándo debes trabajar gratis?

Trabajar Gratis_0001

La fotografía, por desgracia, es uno de esos trabajos en los que hay muchas ocasiones en las que un cliente o un amigo espera que trabajes gratis. Le sucede también a los diseñadores gráficos y a los desarrolladores web, por ejemplo, y en general creo que es una lacra común a muchas profesiones artísticas como la nuestra. Me da la impresión de que la gente cree que, si tu trabajo es algo que te gusta tanto que si no te dedicaras a ello sería tu hobby (o incluso fue tu hobby antes de poder vivir de ello), no vas a necesitar cobrar por ello tanto como alguien que odia lo que hace. También es posible que piensen que pasar una tarde fotografiando (o diseñando, o haciendo lo que sea que tu profesión te requiere) no es tan duro y costoso como madrugar por la mañana para ir a la oficina y que por eso no debería estar remunerado. No lo sé. Pero el caso es que es una práctica bastante común, tanto como para que se haya hecho un vídeo denuncia sobre el tema aplicando esa mentalidad a otras profesiones más tradicionales, que me parece una maravilla para abrir los ojos a las empresas que pretenden funcionar así con profesionales creativos.

Hoy me ha apetecido escribir un post explicando cuándo y en qué condiciones trabajo gratis YO. Es un tema espinoso para muchos fotógrafos, hay quien no trabaja gratis bajo ninguna circunstancia y ésa me parece una actitud igual de respetable que la mía, si no más (y, de hecho, conforme me establezco en la profesión voy reduciendo el número de situaciones en las que trabajo gratis y mi meta es, eventualmente, no hacerlo nunca). Pero cuando se empieza, hay momentos y oportunidades que merecen la pena tanto como para invertir tu material y tu tiempo en ellas si crees que van a reportarte ventajas a largo plazo. Nadie puede decirte cuándo trabajar gratis, porque nadie sabe en cuánto valoras tú tu tiempo ni qué oportunidades consideras tú que son beneficiosas para tu negocio. Este post representa mi punto de vista y no pretendo sentar cátedra ni decirte lo que debes hacer -aclaro esto también para evitar los comentarios polémicos-. Dicho esto, te cuento mi punto de vista.

¿QUÉ PUEDES OBTENER TÚ TRABAJANDO GRATIS?

Hay varias cosas que puedes sacar tú de un trabajo no cobrado, ”ventajas” que pueden llegar a sustituir al dinero que habrías cobrado dependiendo del cliente y del tiempo que hayas invertido en ese trabajo. Para mí, las principales son:

PORTFOLIO

Hay algunos trabajos que son muy interesantes para tu portfolio. Tan interesantes que a lo mejor te compensa hacerlos gratis o más baratos de lo que cobrarías un trabajo normal. Por ejemplo, muchas de las bodas que estoy contratando ahora mismo son bodas sencillas, poco decoradas, que se celebran en hoteles o en el ayuntamiento y que no son la clase de bodas a las que aspiro dedicarme en un futuro: yo quiero bodas al aire libre, decoradas con mimo y buen gusto, que tengan muchos detalles bonitos que fotografiar. Bodas en las que se haya invertido mucho tiempo. No tengo nada contra el resto de bodas, y las hago porque me encanta mi trabajo y, al fin y al cabo, me gustan tanto las bodas que disfruto mucho en todas, pero mi intención es acabar contratando sólo bodas que sean tan bonitas que faciliten mi trabajo. Por eso, cuando he tenido la oportunidad de contratar una boda de ese estilo, no me ha importado cobrarla más barata (no incluir el desplazamiento en el presupuesto, por ejemplo) con tal de tener esas imágenes en mi portfolio para así atraer a futuros clientes con el mismo estilo. Lo considero una inversión de futuro. Obviamente, más adelante no me hará falta hacer este tipo de concesiones porque ya tendré las bodas que me gustan y que quiero contratar (o eso espero).

CONTACTOS

En un mundo laboral creativo como es el nuestro, muchas de las grandes oportunidades de nuestras empresas pueden llegarnos gracias a un contacto bien posicionado. Una wedding planner que constantemente nos recomienda a sus clientes, un ginecólogo que tiene nuestra tarjeta expuesta en su mostrador para que la vean todas las embarazadas… dependiendo del tipo de fotografía que hagas, tus oportunidades vendrán de un sitio o de otro. Sólo te corresponde a ti decidir qué trabajos y qué no aceptas sin cobrar, y es perfectamente lícito que decidas que tu política de empresa sea no trabajar gratis bajo ninguna circunstancia. Pero hay veces en las que trabajar gratis una o dos veces puede significar más clientes a largo plazo y, por tanto, más trabajo cobrado, que al fin y al cabo es lo que necesita tu empresa para mantenerse de pie.

EXPOSICIÓN

La exposición también es un valor muy importante, entendida como que se hable de ti o de tu trabajo en un medio de comunicación o en un perfil de red social con muchos seguidores. Como he comentado antes, tu empresa vive de los clientes que consigas y, si nadie te conoce, nadie podrá contratarte. Es por esto que la exposición también es un valor fundamental para cualquier empresa. Pero no sirve cualquier cosa: si un blog de bodas te ofrece trabajar gratis para ellos pero tú no haces fotografía de boda, los clientes que te va a reportar esa mención van a ser pocos o de poca calidad para ti… tienes que saber con quién asociarte para este tipo de trabajos, mirar con lupa su nicho y la clase de seguidores que tienen para ver si es gente que te interesa como cliente, y desde luego tener en cuenta también tanto el número de seguidores como el engagement que tiene (es decir, el número de likes y de comentarios, lo involucrados que están esos seguidores). Ahora, con la nueva política de Instagram, el engagement ha disminuido de manera general, pero sigue siendo un buen indicador de la valía de esa posible ”colaboración” sin cobrar.

¿EN QUÉ OCASIONES NO ME IMPORTA TRABAJAR GRATIS?

Como te comentaba antes, éste es un tema muy personal sobre el que cada uno tendrá una opinión diferente. Por eso prefiero contarte en qué casos me plantearía yo trabajar sin cobrar.

INTERCAMBIOS

Me encantan los intercambios y me parecen muy beneficiosos a largo plazo para mi negocio. Hay diferentes clases de intercambios, algunas ya no me interesan, otras sigo practicándolas feliz de la vida. Un buen ejemplo sería un intercambio TFP, que yo ya ahora mismo no practico porque ahora no estoy tan interesada en esa clase de fotografía pero que me parece un invento maravilloso.

Otro tipo de intercambio en el que sí estoy interesada ahora mismo sería, por ejemplo, las sesiones nupciales de inspiración: algo así como una sesión TFP donde, en lugar de novatos, son profesionales del sector nupcial los que se juntan para hacer una sesión de fotos: fotógrafo, wedding planner, diseñador de vestidos, modelo, maquillaje, floristas, accesoristas.. Las fotos que surgen de estas sesiones no son sólo para tu portfolio como sucede en el TFP, sino que entre todo el equipo se intenta que salgan publicadas en un blog o una revista ya establecida de temática nupcial, para servir de estrategia de marketing a todos los participantes.

También me parecen muy interesantes los intercambios de servicios: profesionales de diferentes sectores que acuerdan un intercambio de servicios para que cada uno ayude al otro con sus conocimientos sin que el otro tenga que pagar nada. Por ejemplo: un diseñador gráfico y un fotógrafo que intercambian servicios podrían cambiar una página web para el fotógrafo (hecha por el diseñador) por unos mockups personalizados donde el diseñador pudiera mostrar su trabajo (hechos por el fotógrafo). Lo ideal en estas situaciones es contabilizar el número de horas que te lleva realizar X trabajo e intercambiarlo por algo que al otro profesional le lleve el mismo tiempo que a ti. Me parece un intercambio muy interesante y donde ambas partes, si se hace bien, pueden salir muy beneficiadas.

PARA CONTACTOS IMPORTANTES

Si alguien cuya profesionalidad y trabajo admiro, que trabaja en mi mismo sector y puede recomendarme a clientes importantes o cuyos seguidores son parecidos a mi cliente ideal me pide que trabaje gratis para él y las condiciones me parecen adecuadas (es decir, que no sea un trabajo muy pesado, muy largo o que yo no disfrute haciendo) seguramente lo haga. A diferencia de los intercambios, que creo que los haré siempre, estos trabajos sin cobrar los hago ahora mismo porque aún no estoy donde me gustaría estar en términos de clientes – siempre se puede tener más o de mejor calidad que los que ya tienes, por lo que de momento me interesa seguir publicitándome de esta manera. Dentro de unos años no sé si seguiré haciendo esta clase de ”colaboraciones” pero por ahora tengo comprobado que benefician a mi negocio y me son útiles por el momento.

¿PARA AMIGOS O FAMILIA?

Si no es un trabajo que odie hacer, para mi familia siempre trabajo gratis. No me gusta cobrarles y creo que además eso crearía unas situaciones un tanto extrañas en las que no me interesa meterme. Para amigos queridos y cercanos también trabajo gratis, porque me gusta hacerles ese regalo. Para amigos sin más, amigos de Luis o conocidos tengo un descuento de ”amistad” del 15% que aplico a cualquiera con quien haya hablado un par de veces y con quien tenga buena relación.* Ese descuento también lo utilizo si mis amigos queridos quieren hacer un regalo a otro amigo: imagina que mi amiga Fulanita tiene un bebé y quiere fotos de su pequeño: en ese caso, trabajaré gratis. Pero imagina que mi amiga Fulanita tiene una amiga, Menganita, que tiene un bebé y Fulanita quiere regalarle fotos a su amiga: en ese caso le aplicaré a mi querida Fulanita un descuento del 15% sobre el precio total.

*Esta política es reciente, así que si eres un conocido mío a quien no apliqué ningún descuento.. ¡lo siento mucho, en serio!

Y ya está. En principio no hay más ocasiones en las que trabaje gratis. Ya no me interesa tener portfolio (y, si se da el caso, aplico un descuento, pero no lo hago 100% gratis) y la exposición sin más ahora mismo no me hace falta, pues me basto y me sobro con mis propias plataformas y redes sociales. Conforme pasa el tiempo voy conociendo mejor a mi empresa y adivinando qué necesito y qué me beneficia, voy cambiando mis políticas y dándole forma a mi modelo de negocio, que es como una receta casera: añado y quito ingredientes según la estación en la que me encuentre, adapto las instrucciones a mí si algo que otro me ha dicho no me funciona… y así consigo un plato que verdaderamente me gusta.

¿Y tú qué piensas sobre el tema? ¿Por qué trabajas/no trabajas gratis y en qué ocasiones? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Share:
Previous Post Next Post

Igual te interesa:

10 Comments

  • Reply Mireia

    Un post interesante. Coincidimos con muchas “políticas”, lo que tengo claro es que no importan las malas caras o reacciones si no gusta la decisión, hay que valorar lo que uno hace por encima de todo. No es excusa que te guste lo que haces, ¿quién tiene la culpa de que otros tengan trabajos que no les agradan? desde luego los que sí tenemos suerte de disfrutar de lo que hacemos no.

    Hace tiempo me cabreaba sobremanera que algunos ojos vieran estos trabajos como la fotografía, el diseño, etc., como profesiones “menores”, es decir, que se creyera que por ser “artista” uno vive en el mundo de yupi y no merece tanto respeto como otros. Las comparaciones son odiosas, evito hacerlas siempre porque cada trabajo tiene lo suyo, lo que está claro es que ese respeto que no viene de otros, con mentalidades diría que retrógradas o simplemente ignorantes, tiene que venir de nosotros mismos o no sobreviviríamos al intento.

    Ya no me importa que haya quien pueda ofenderse o crea que debería hacer X gratis porque no entienden que mi tiempo es importante y tengo una profesión y no un hobby, valoro lo que hago y todos debemos hacerlo, desde el que limpia suelos hasta el que se pasa horas delante de un ordenador o un objetivo. Trabajo es trabajo, y todos son dignos y respetables.

    Un abrazo, Julia <3

    March 7, 2016 at 11:38
    • Reply Julia Puig

      ¡Exacto! Me encanta todo lo que comentas, estoy 100% de acuerdo. Paso de malas caras, yo no trabajo gratis al igual que no pido a otros que lo hagan solo porque su trabajo no les gusta como a mí el mío.. que disfrute con lo que hago es un plus, no una excusa para hacerlo sin cobrar, que a mí la comida y el alquiler me los cobran igual! Besos guapa!

      March 7, 2016 at 11:43
  • Reply Ester

    El otro día quedé con Lana Neble y tuvimos una conversación al respecto, sobre cómo las profesiones creativas no se valoran, y es muy triste que haya que luchar por demostrar que es un trabajo como cualquier otro.
    Interesante entrada anyway :)

    March 7, 2016 at 12:15
    • Reply Julia Puig

      ¡Gracias Ester! Me alegro de que te haya parecido interesante. La verdad es que es un tema que bien merece una reflexión profunda, puede que algún día le dedique un post exclusivo en el apartado de reflexiones. ¡Besos guapa!

      March 7, 2016 at 18:04
  • Reply cristina

    Dear Júlia,
    Primero de todo: ¡Felicidades por tu trabajo y por este genial blog!
    Eres de mucha ayuda y una gran fuente de inspiración para mí.

    Leyendo tu post, me siento identificada ya que el pasado fin de semana hice de fotógrafa para la boda de mi hermana. (Gratis por supuesto! Apliqué el descuento ‘Querida hermana’ xD)

    Me gustaría hacerte alguna pregunta sobre el tema bodas, por si puedes ayudarme un poquito. (Perdón por la intrusión)

    Estoy trabajando en la edición de las fotos y empiezo a pensar como voy a presentar el trabajo; el tema álbum / CD / USB ¿? Es la primera vez que hago fotos de boda y ando muy perdida, como podrás ver.. ^^

    Me pregunto si podrías darme algún consejo sobre el tema presentación y si existe alguna aplicación / web profesional para hacer un álbum BuenoBonitoBarato (tipo Hofmann ¿?)

    Perdona si pregunto demasiado; reitero mis gracias y aprovecho para mandarte un saludo :)

    March 8, 2016 at 17:55
    • Reply Julia Puig

      ¡Hola Cristina!
      Gracias por tus palabras, me alegro mucho de poder serte útil!

      Yo, cuando hago bodas, presento siempre las fotos de dos maneras: los archivos en tamaño grande los presento en un DVD de mi marca que puedes ver aquí. Además, creo una galería online con las imágenes en tamaño pequeño para que los novios puedan compartirlas con amigos e invitados y visualizarlas fácilmente.

      Eso lo hago con absolutamente todas las bodas. Y luego, dependiendo del paquete, hago álbum e imprimo fotos o no. Hofmann no me gusta mucho para álbumes, no me da aspecto de profesional. En general me gusta utilizar plataformas que no dejen que cualquiera haga un álbum, sino que haya que demostrar que se es fotógrafo profesional, como Postalbooks. Sobre estos proveedores ya haré un post más adelante. Y si prefieres hacerlo con alguna plataforma más ”para el público general” como Hofmann te recomiendo Blurb, que me gusta más y se diseña súper fácil con Lightroom :)

      ¡Besos!

      March 8, 2016 at 19:01
      • Reply cristina

        ¡OOH!
        No conocía Postalbooks y he alucinado con la cantidad de opciones y boniteces que hacen :)

        Mil gracias otra vez, eres genial :)

        March 13, 2016 at 16:31
        • Reply Julia Puig

          ¡Me alegro mucho de que haberte ayudado! Besos guapa!

          March 14, 2016 at 18:05
  • Reply Boris Morales

    Hola Julia!
    La verdad cada vez que leo tus posts me motivan demasiado a seguir emprendiendo con la empresa que tengo con mi mejor amigo. La verdad nos ha pasado que nos piden sesiones de fotos esperando que se las demos gratis, pero por mucha pena que nos de siempre tratamos de decir que no y ofrecer un descuento. Porque a parte del tiempo que gastas tomando las fotos esta el tiempo de selección y edición que es igual de importante.
    Lo peor es que siempre que hacer algo “gratis” termina siendo un infierno porque exigen más que una persona que realmente si pago. Es algo de lo que hable en un post que hicimos sobre “no regalar tu trabajo” y es que al hacer eso se daña el mercado porque los clientes siempre van a pedir descuentos o trabajo gratis.

    Bueno, mil gracias por tomarte el tiempo de escribir tus posts, y espero conocerte algún día :) Eso sí, me gustaría trabajar gratis como asistente tuyo jejejeje

    Saludos desde Colombia. 😉

    March 11, 2016 at 03:54
    • Reply Julia Puig

      ¡Me alegro mucho de poder motivarte! Es uno de los mejores piropos que hay. He buscado y leído el post que comentas y me gusta la idea de bajarle el precio al cliente bajando también la cantidad de trabajo, pero manteniendo siempre la relación entre ambos establecida en tus tarifas! Es una buena manera de adaptarte a todos los presupuestos. Por eso yo ofrezco siempre varios paquetes en lugar de uno sólo, creo que es la mejor manera de adaptarte a todos los bolsillos. Y totalmente de acuerdo con que los clientes que no pagan son luego los que más exigen… ¡Un beso muy grande y muchas gracias por tu comentario!

      March 14, 2016 at 18:04

    Leave a Reply