Follow:
Browsing Category:

Reflexión

    Reflexión

    Por qué no añado marcas de agua a mis fotografías.

    Marca de agua sencilla

    Hace un tiempo escribí una entrada explicando por qué no entrego fotografías sin editar ni permito que sea el cliente y no yo quien selecciona las fotos que recibe y, para mi sorpresa, rápidamente se convirtió en la entrada más leída de la historia del blog y fue compartida casi veinte veces en redes sociales (¡un récord para este blog pequeñín!). Eso me hizo pensar que quizá debería compartir por aquí más reflexiones fotográficas del mismo estilo, temas a los que les doy muchas vueltas en mi cabeza y cuyo debate puede enriquecernos a todos.

    Si sobre la edición digital de las fotografías todos estábamos más o menos de acuerdo, el tema que hoy quiero tratar es un poco más escabroso y tiene tantos adeptos como detractores: las marcas de agua. Como habrás deducido por el título del post, yo no estoy a favor de su utilización y personalmente no las empleo en mi trabajo; eso no significa que no respete a quienes sí lo hacen ni que me parezca que desvirtúa su trabajo ni su calidad como fotógrafos. Es un debate que lleva abierto desde el inicio de los tiempos y con este post no pretendo convencer a nadie, sino explicar mi postura y justificarme antes quienes me animan a incluirla en mis fotografías.

    1. NO TODAS LAS MARCAS DE AGUA SON IGUALES.

    Esto es bastante importante: no todas las marcas de agua son iguales y, por tanto, las críticas que voy a hacer no se aplican a todas por igual. Durante los años que llevo danzando por aquí he visto DE TODO en lo referente a marcas de agua, pero como no quiero ofender a nadie y además no tengo permiso para utilizar imágenes que no sean mías, he decidido utilizar una fotografía mía e incluirle tres marcas de agua diferentes para ilustrar lo que quiero decir. Yo, como ya he dicho, no utilizo ninguna clase de marca de agua, así que estos tres ejemplos son falsos, pero me sirven para ilustrar el post y mencionar los aspectos que no me gustan de ellas.
    (Para el ejemplo utilizo una de mis fotos más recientes, de la preboda de Cristina + Salvo).
    Marca de agua sencilla
    Esta marca de agua (abajo a la izquierda) es muy poco invasiva y prácticamente no se ve y, de la misma manera, es tremendamente fácil de eliminar.
    Marca de agua intermedia
    Esta marca de agua se encuentra a mitad de camino: está centrada para impedir que pueda eliminarse fácilmente, pero no impide la visión de los sujetos.
    Marca de agua masiva
    Esta marca de agua es el ejemplo más extremo: es imposible de eliminar, eso es cierto, pero a cambio, tampoco es nada fácil admirar la calidad de la foto o las expresiones de la pareja.

    2. LAS MARCAS DE AGUA PEQUEÑAS SON FÁCILMENTE ELIMINABLES.

    Si alguien quiere robar tu imagen, una marca de agua como la del ejemplo 1 no va a detenerles. Lo siento, pero es así. A menos que pongas una marca de agua como las del ejemplo 2 y 3 no vas a conseguir que dejen tu imagen en paz. La marca de agua pequeña y discreta puede eliminarse con el tampón de clonar o incluso recortando si al ladrón no le importa modificar el ángulo de recorte.
    Y, la verdad, ¿para qué gastar tiempo incluyendo en tu foto algo que molesta -aunque sea en menor medida- al espectador honrado y no detiene al espectador ladrón?
     

    3. LAS MARCAS DE AGUA GRANDES ESTROPEAN LA FOTOGRAFÍA.

    Yo entiendo que la función principal de la marca de agua es la de especificar la autoría de la imagen, algo sin duda necesario; y yo misma hablo a menudo en Twitter sobre la indignación que me provoca el robo de fotografías, intencionado o no. Pero no creo que la solución esté en plantar tu nombre en grande en el centro de la fotografía: eso sería como si, cada vez que abrimos un libro, se activase una grabación de la voz de su autor gritando ¡ESTO ES MÍO! ¡LO HE ESCRITO YO!. Si por algo aprecio el libro que ha escrito ese señor -o señora-, es porque su manera de narrar, su argumento o los personajes que ha desarrollado me han cautivado. ¿Cómo voy a fijarme en esas cosas si no para de gritarme al oído que él es el autor?
    A mí me interesa conocer quién es el autor de una fotografía cuando esa fotografía me gusta; si no, ¿qué mas me da? No voy a investigarle ni a sumergirme en su trabajo ni a leer sobre él si no me interesa lo que hace. Pero si no puedo ver lo que hace porque su nombre escrito sobre la fotografía me impide admirarla, difícilmente voy a molestarme en seguirle en redes sociales y en buscar más fotos suyas, aunque conozca su nombre.
    Al final, todo se convierte en un círculo vicioso: tú escribes tu nombre en grande sobre tu foto porque quieres que tus posibles nuevos fans puedan encontrarte fácilmente y nadie pueda apropiarse de tu foto, pero si esos posibles nuevos fans no pueden ver bien la imagen porque tu nombre la cubre, no querrán encontrarte.

    4. EXISTEN OTRAS MANERAS DE RECLAMAR TU AUTORÍA.

    Me dirás: vale, pero si mi nombre no aparece en la fotografía tampoco podrán encontrarme aunque quieran. Yo parto de la base de que la gente que utiliza mis fotografías es decente y me cita cuando utiliza mi trabajo, pero de no ser así, Google tiene una función muy interesante que consiste en realizar una búsqueda partiendo de una imagen en lugar de palabras. Esto permite que cualquier persona que esté interesada en averiguar la procedencia de una imagen pueda buscarla y encontrar tu blog, tu web o donde sea que hayas colgado tu trabajo. ¿No es más interesante dedicar nuestro tiempo a etiquetar la foto correctamente para los buscadores o a difundir la existencia de esta herramienta de Google para que más gente pueda utilizarla que a marcar tus fotografías y estropearlas?
    Hace unos días hablé de este tema con Juan Ochoa, quien tuvo la magnífica idea de sugerir a Google que cree un directorio de autores (no sólo de fotografías, sino también de ilustración, literatura y cualquier forma de creación que requiera de autoría) donde cualquiera pueda investigar la procedencia de una foto e informarse sobre su autor. ¿No crees que merece la pena apostar por nuevas herramientas que no tengan que pasar por encima de nuestro trabajo para hablar de nosotros?
    ¿Qué piensas tú sobre las marcas de agua? ¿Las utilizas en tu trabajo? ¿Por qué sí o por qué no?
    Share: